5 de octubre de 2021

Bicentenario de la Cancillería colombiana

Se cumplen 200 años de la creación del Ministerio de Relaciones Exteriores. Hacemos un recuento de su historia, un balance de sus logros y una enumeración de lo que hay que ajustar para prepararlo para el futuro.


El 7 de octubre de 1821 fue creada la Secretaría de Relaciones Exteriores. Si bien la misión de la Cancillería ha sido administrar las relaciones de nuestro país con el resto del mundo, en sus 200 años de existencia, este ha sido uno de los ministerios que más ha contribuido a la construcción de nación.

De hecho, esa era una de las funciones específicas que le reconocía Pedro Gual, el primer canciller de una Colombia que en ese entonces comprendía lo que hoy son Colombia, Ecuador y Venezuela.

Además de la consolidación de la naciente nación, la Cancillería tuvo como objetivos el reconocimiento de internacional de la nueva república y la delimitación de sus fronteras.

Curiosamente, dos siglos después, la delimitación de nuestras fronteras sigue siendo una de las funciones principales del Ministerio de Relaciones Exteriores, tal como lo hemos visto en las últimas semanas en el litigio entre nuestro país y Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia.

A lo largo de estos dos siglos, la Cancillería ha tenido a su cargo la política exterior de Colombia, que en buena medida está definida por las prioridades internas del gobierno de turno. A pesar de los llamados que se han hecho una y otra vez desde la academia y desde otros sectores, no se ha logrado consolidar una política que sea verdaderamente de Estado. Por el contrario, hemos sido testigos en los últimos años de los vaivenes de nuestra política exterior en función de las identidades ideológicas de los gobiernos de nuestro país y de los otros países de la región.

Otro de los puntos que aparecen reiteradamente en las discusiones sobre nuestro ministerio de relaciones exteriores es la profesionalización de su personal, específicamente del espacio que tienen en él quienes pertenecen a la carrera diplomática. Aunque se han logrado avances significativos en este aspecto, una parte importante de quienes ocupan los cargos diplomáticos de nuestro país no provienen de dicha carrera, sino que son nombrados por ser cercanos, muchas veces parientes, de los políticos que hacen parte o que apoyan al gobierno. En el pasado cercano, hemos visto incluso a miembros de la farándula ser nombrados embajadores y cónsules.

Para analizar la evolución que ha tenido la Cancillería colombiana en estos dos siglos de historia, su situación actual y la manera como debe ajustarse para adaptarse a los cambios que se vislumbran en el futuro, nos acompañan:

  • Martha Ardila, internacionalista, experta en política exterior colombiana
  • María Teresa Aya, profesora de relaciones internacionales y exdirectora de la Academia Diplomática
  • Diego Jaramillo, experto en historia de las relaciones internacionales
  • Andrés Molano, internacionalista, especialista en seguridad y defensa, y profesor de la Universidad del Rosario y de la Academia Diplomática

Coordenadas mundiales está disponible en:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *