9 de marzo de 2020

La nueva víctima del Coronavirus: el Petróleo

Alexis Meza, titular del curso Geopolítica de la Energía, afirma que China afecta nuevamente las finanzas del mundo dado que su nueva Pandemia, el COVID-19, ralentiza la dinámica de demanda de hidrocarburos.

Alexis Meza

Profesor de Geopolítica de la energíaFIGRI

Según la agencia de noticias France24, para el 30 de enero, las víctimas del Coronavirus superaban los 213 muertos y había más de 9.000 contagiados en todo el mundo.

Para esta misma fecha, el precio del petróleo había caído un 10%, afectando las industrias de todo el mundo y obligando a participar de la discusión a los países productores de crudo.

Imagínese una copa de vino con un pequeño decantador en el fondo, de donde gotea a un ritmo constante cierta cantidad de líquido a un plato. Ahora en esta copa usted va a depositar 15 millones de barriles diarios que produce Estados Unidos, 12 millones de Arabia Saudita, 11 millones de Rusia, 5 millones de Canadá y 20 miilones provenientes de los demás productores de crudo.

En este punto, la copa está llena a más de la mitad, pero usted sabe que no se va a desbordar por que la demanda constante de petróleo que gotea por el decantador es precisa y mantiene el equilibrio entre oferta y consumo.

La rápida propagación del coronavirus revivió la pesadilla de hace 17 años, cuando el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), ya había demostrado la debilidad de la economía mundial frente a los brotes de salud.

Según la agencia Reuters, el SARS “dejó entre noviembre de 2002 y julio de 2003 alrededor de 800 fallecidos y le costó a la economía mundial un estimado de 33.000 millones de dólares, el 0,1% del PIB mundial”.

Para los países productores lo que en realidad importa es la salud económica del mercado petrolero.

La última crisis del precio del petróleo llevó a que este se ubicara por debajo de los 42 dólares, según lo informado por la Agencia Internacional de Energía. Con corte al día de hoy, 05 de febrero, un precio de 45 dólares por barril anunciaba la importancia de imponer medidas efectivas sobre el descenso del marcador petrolero.

Para el primer trimestre de este año, el virus ha afectado la economía mundial a tal punto que la demanda de petróleo, impulsada por los 17 millones de BPD de consumo chino, ha disminuido considerablemente.

Esto ha obligado a la OPEP a replantear el sistema de cuotas de producción a los países miembros, acercándose a una cifra monstruosa de casi 3 millones y medio de BPD. Una cantidad nunca antes planteada por este cartel.

Es una muy buena opción en momentos en los que la desaceleración de la industria China obliga a observar con detalle nuestra copa y a tomar decisiones que impidan que en cualquier momento se desborde de petróleo y desencadene una nueva crisis de precios.

A diferencia de lo sucedido hace 6 años, cuando el precio llego a límites bajos de 30 dólares por barril y ningún actor del juego quería disminuir su producción, esta vez la OPEP lideró el momento de cambio que necesitaba el mercado para salir avante.

La nueva estrategia de la OPEP PLUS, que incluye a Rusia como aliado estratégico, ha permitido coordinar los intereses alrededor del manejo del precio del petróleo.

El Coronavirus ha logrado en menos de dos meses regular la producción, estabilizar el precio y hacer frente a la desaceleración China con una estrategia clara que dejó al descubierto las verdaderas intenciones que rondaban a los productores en aquel 2014: el mermar la capacidad de producción de Estados Unidos.

Si bien estas medidas esperan frenar la caída del precio del petróleo, el mundo deberá aguardar para ver si el avance del Coronavirus sigue tomando fuerza o si, por el contrario, disminuirá su nivel de contagio durante el primer trimestre del año.

De lo que suceda en marzo dependerán dos cosas:

  1. Que la industria China retome su rumbo acelereado por medio de la reactivación de las empresas y reafirmación de confianza por parte del mundo a los productos “Made in China”
  2. Que el precio del barril del petróleo esté siempre por encima de los 42 dólares o, de lo contrario, la economía mundial tendrá que enfrentar una nueva crisis basada en pocos ingresos para los países productores y poca oferta durante un largo periodo de tiempo.

Responder a “La nueva víctima del Coronavirus: el Petróleo”

  1. Victor Meza Ariza dice:

    Excelente análisis de un mercado en déficit que puede llevarnos a un disparo de presios en la economía mundial, cabe anotar que el coronavirus es menos letal que otras infecciones virales y que el virus del dengue ha matado más personas en colombia que el coronavirus, hasta el día de hoy entre enero y marzo del 2020 van 23 muertes por dengue y ninguno gracias a Dios por el coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *