24 de marzo de 2021

La pospandemia, un nuevo agente para la metamorfosis del mundo

¿Estamos presenciando el comienzo de una guerra bipolar o el cierre de un ciclo hegemónico?

Manuel Alejandro Rayrán Cortés

Docente de relaciones internacionales de FIGRI – Magister en Ciencias Políticas orientadas a las relaciones internacionales con especialidad en Diplomacia y Resolución de Conflictos de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica.

@AlejandroRayran | manuel.rayran@uexternado.edu.co


La pandemia creada por la COVID-19 es una clara recreación de la metamorfosis* por la que el mundo atraviesa desde hace algunos años. Esta transfiguración, de acuerdo con el sociólogo alemán Ulrich Beck, implica una transformación que lleva a la elaboración de nuevas conceptualizaciones, con el fin de que la humanidad pueda sobrevivir a las nuevas dinámicas, ya que las viejas certezas de la sociedad moderna se han desvanecido de manera progresiva.

En ese sentido, en la actualidad, el riesgo de la salud pública y el alto protagonismo de la tecnología y la digitalización se han convertido en agentes que aceleran esa metamorfosis y, en consecuencia, obligan a que los líderes y los académicos tengan que analizar, estudiar y ejercer la realidad política de manera distinta.

La transmisión del virus por el mundo, al igual que las consecuencias económicas que trajo el cierre de las fábricas, representan procesos y acontecimientos que hacen que el estilo de vida y el sistema productivo de la modernidad deban cambiar. La globalización, que no solo permitió un mundo hiperconectado, sino que también creó una lógica legal, política y económica propia, ha llevado a que muchos Estados deban repensar en la actualidad su vinculación con estos procesos económicos de interdependencia.

Un ejemplo de lo anterior es la manera como los países analizan su nivel de dependencia de las cadenas de suministros que, en su mayoría, están concentradas en las empresas de Asia.

La soberanía tecnológica

Un caso que ilustra lo anterior es la orden que Joe Biden, el presidente de Estados Unidos,  firmó el pasado 24 de febrero. En ella, Biden decreta** que todas las agencias y departamentos de su país deben identificar en qué productos de los sectores de defensa, salud pública, preparación biológica, tecnología, transporte y producción de energía y alimentos son vulnerables o dependientes de China.

Este tipo de preocupaciones, a su vez, ha conducido a que los estrategas y los analistas creen nuevos conceptos, tales como la soberanía tecnológica o de salud pública, si es que desean sobrevivir. De esta manera lograrán, además, legitimar las acciones que deben tomar para reducir su nivel de interdependencia productiva con el mundo, dinámica que por demás fue provocada por el sistema capitalista globalizado que el mismo Estados Unidos promovió durante años.

En ese sentido, si tomamos como ejemplo la soberanía tecnológica o de salud, los países ahora buscan desarrollar o fortalecer su capacidad para proporcionar elementos esenciales o claves para mantener el bienestar de su población en el tiempo, un sistema productivo competitivo y una estructura que le permita proveer esos componentes claves sin depender de otros países, lo que les faculta una mayor soberanía económica.

La nueva hegemonía

En el caso de la tecnología, los semiconductores están en el centro del ajedrez del comercio mundial, pues estos chips están en el corazón de todos los productos electrónicos. Debido a que la tecnología es cada vez más importante, dado que con ella se busca reemplazar el quehacer humano, las potencias buscan ahora no solo desarrollar los avances más rápido que sus competidores, sino también acapararlos para sus propios productos.

En ese sentido, una vez el mundo salga de manera progresiva de la COVID-19 con las vacunas, las sociedades se enfrentarán a un aceleramiento de la metamorfosis del mundo, en el que muchas ideas, pensamientos y creencias que se daban por sentadas y ciertas se ponen en tela de juicio, al punto que los humanos deberán conceptualizar las nuevas dinámicas y tomar acciones si es que desean sobrevivir a los problemas globales.

Por todo lo anterior, el mundo no se enfrenta a una nueva guerra bipolar 2.0***, como muchos han querido hacer creer; por el contrario, son una muestra real de que el actual cambio va más allá de una disputa entre dos países y de que lo que se presencia en la actualidad es un cierre de ciclo hegemónico.


* Metamorfosis se escribe en cursiva debido a que el sociólogo Ulrich Beck considera que es un concepto que en estos momentos sigue en construcción y, en ese sentido, considera que es necesario escribirlo de esa manera para así se mantenga la posibilidad que otras personas puedan complementar la definición.
** https://www.whitehouse.gov/briefing-room/presidential-actions/2021/02/24/executive-order-on-americas-supply-chains/
*** https://coordenadas-mundiales.uexternado.edu.co/la-bipolaridad-una-estrategia-y-un-concepto-infalible/


Responder a “La pospandemia, un nuevo agente para la metamorfosis del mundo”

  1. Leo dice:

    Interesante y coherente con el tránsito que estamos viviendo del desarrollo humano en esta revolucion tecnológica la cual esta cambiando las relaciones: sociales, económicas, familiares y politicas entre otras, donde todo debe girar en torno a la casa mayor nuestra nave cósmica de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *